Dos hitos caleños son imagen de la Feria y abanderados del Salsódromo


16 Julio 2020   Redacción Webnoticias

Actualidad Cultura
Dos hitos caleños son imagen de la Feria y abanderados del Salsódromo

Alcaldía


La Corporación de Eventos, Ferias y Espectáculos de Cali (Corfecali) seleccionó a dos íconos y orgullos de la ciudad para ser la imagen oficial de la 63 Feria de Cali y abanderar su evento insigne: El Salsódromo.

El honor recayó sobre Luis Eduardo Hernández, conocido mundialmente como "El Mulato", máximo exponente de la salsa en Cali, y la bailarina Angie Osorio, 10 veces campeona mundial de salsa.

Esta elección exalta la magnífica labor que los bailarines caleños han realizado durante décadas, haciendo que el nombre de la ciudad brille en todos los rincones del mundo.

Ellos han logrado que lo mejor de nuestros valores culturales, asociados con la caleñidad, se proyecten internacionalmente, convirtiendo a Cali en un símbolo mundial de alegría, salsa y calidez humana. Sin lugar a dudas, son los mejores embajadores culturales de nuestra ciudad, y un orgullo de nuestra región y nuestro país.

"El Mulato" y Angie encarnan la historia de nuestros artistas, su fortaleza ante la adversidad, su disciplina, su talento sin límites y la convicción plena de que, a través del arte, se pueden transformar vidas. Ambos son hijos del barrio, herederos de las tradiciones y la cultura popular, representantes auténticos de la salsa y la caleñidad. Ambos son un ejemplo extraordinario para la niñez y la juventud de nuestra nación, y la prueba evidente de que los sueños, pueden hacerse realidad.

Breve biografía

"El Mulato" nació en el seno de una familia humilde proveniente de Arauca (Palestina), en el departamento de Caldas, quienes migraron a Cali en 1973 en busca de mejores oportunidades. Es el menor de una familia numerosa compuesta por nueve hermanos, una madre que le enseñó el valor de la solidaridad y el amor al prójimo y un padre honesto y trabajador que, además de ser empleado de los Ferrocarriles Nacionales, también era serenatero y de quien aprendió el valor de la responsabilidad, la disciplina y la lealtad.

Llegamos a Cali cuando yo era apenas un chiquillo de cinco años”, afirma ‘El Mulato”. “Llegamos al barrio El Diamante, que fue el primer barrio del Distrito de Aguablanca. Recuerdo que las dificultades y la pobreza eran evidentes, pero también recuerdo que siempre fui un niño inmensamente feliz. Mis padres me formaron con valores religiosos, éticos y morales que, durante mi adolescencia y mi juventud, me libraron de caer en los riesgos que enfrentan nuestros muchachos en los barrios populares. Me salvé por la formación que hubo en el hogar. Mi madre siempre decía: somos pobres y negros, pero honrados”.

Esos mismos valores son los que han guiado mi vida por una senda de trabajo, lealtad, honradez y disciplina. Eso es lo que me ha permitido romper con todo tipo de barreras mentales y sociales, y es lo que me ha conducido, gracias a Dios, a convertirme en la persona exitosa que soy”.

Angie Osorio es una bailarina nacida en el barrio Ricardo Balcázar, ubicado en la comuna 13 del Distrito de Aguablanca, quien se inició en el mundo de la Salsa siendo apenas una niña de 7 años. En sus palabras constantemente refiere la confianza en Dios, la gratitud por ‘El Mulato’ y por la Salsa y el amor infinito por su arte y su familia. Hoy, a sus 28 años, es considerada una de las mejores bailarinas de salsa en todo el mundo.

Recuerdo que desde muy chiquita, cada vez que escuchaba salsa de inmediato empezaba a moverme. Era una especie de reflejo o instinto natural. Entonces mi madre me llevó a la caseta comunal del barrio, donde un muchacho llamado Withman, estudiante de ‘El Mulato’, había creado una rama de Swing Latino y quería enseñarnos a bailar salsa a todos los niños del sector.  A mis 14 ó 15 años ingresé al grupo élite de Swing Latino y empezaron a llegar todos los triunfos: 10 campeonatos mundiales y el honor de bailar junto a Jennifer López, en uno de los shows más importantes del mundo, como es el Super Bowl, son dos de las experiencias más extraordinarias que me han pasado en la vida”.

Este es un homenaje a nuestros artistas y a la cultura popular caleña, que desde hace medio siglo encontraron en la salsa y la alegría de nuestras gentes, la amalgama perfecta para expresarse ante el mundo.


Compartir

Artículos relacionados